Buenos días a todos, feliz lunes y comienzo de semana.

Este lunes festivo día de la hispanidad y diferente por estos “confinamientos” que parecen que no quieren terminar, pero yo estoy segura que terminarán y poco a poco volveremos a respirar el mismo ambiente de siempre en Madrid y en el mundo entero…

Vaaaaaamoooooosssss Madrid y mundo enteroooo…..

Este artículo con el permiso pedido y que él me ha concedido lo vamos a centrar en “las reflexiones de la vida”, porque cuando lo leí me emocioné y me gustó tanto que se lo he pedido para compartirlo aquí con vosotros.

Muchísimas gracias mi querido José Antonio Blanco (Toño) por dejarme utilizar tu inspiración y sabiduría, de verdad, gracias mi amigo “guerrero y luchador incansable” que dios o en quien tú más te encomiendes, te bendiga.

La vida, es como aquella buena mujer a la que no valoraste en toda su grandeza, hasta que te das cuenta que la has perdido para siempre.

Cuando el médico te dice…tienes una enfermedad incurable y lo más que podemos intentar es prolongar tu vida por algún tiempo, buscando darte la mejor calidad de vida……

Es ahí cuando te das cuenta que jamás habías vivido como querías, sino como las circunstancias te lo permitieran y que jamás hiciste nada por cambiar esa dinámica.

Cuando sabes que vas a morir en breve, es cuando realmente valoras que todo puede cambiar en un instante.

En ese segundo caes en cuenta en todo aquello que tanto hubieras querido hacer y nunca decir.

En esa coyuntura aprendes que no hay que aplazar nada en la vida.

A veces atesoramos ese gran vino en nuestra bodega personal, para beberlo en alguna instancia transcendente, y al final, no lo bebemos jamás ya que ningún momento te parece suficientemente digno para descorchar esa gran botella.

Cada minuto de la vida se debe buscar disfrutarlo, ya que, sin darnos cuenta, vivimos siempre de espaldas a la muerte y aunque no queremos saber nada del óbito, cada minuto de nuestra vida podría ser el último.

Otra cosa en la que caes en cuenta es todo ese valioso tiempo que has desperdiciado por culpa del maldito ego; en toda la cantidad de tiempo que dejaste escapar en asuntos intranscendentes, pero con gente transcendente. En todas esas discusiones estériles con gente amada.

Recuerda que entre tener razón y ser feliz, elige siempre ser feliz.

La última asignatura que aprendes cuando te avisan que te vas a morir pronto, es que “morir no da miedo”, aunque la tristeza te embarga, ya que “amas a la vida”.

Después de todo esto, solamente queda una pregunta por responderte a ti mismo:

¿Estás de verdad siendo hoy la mejor versión de ti mismo, la mejor persona que eres capaz de ser?

Así pues, jamás te alejes de la gente que amas ni de tus amigos, a menos que ellos ya no te quieran en sus vidas, ellos se lo pierden. 

                    !!Salud amigos!!

 

P.d: “Nuestro principal propósito en esta vida es ayudar a los demás. Y si no puedes ayudarlos, al menos no les hagas daño.” (Dalai-Lama)

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + 2 =

¿Te ha sido de utilidad este artículo?
[Total: 2 Average: 5]

Pin It on Pinterest