Buen día a tod@s con mucha fuerza y energía…….

Bienvenido mes de abril y maravillosa primavera, ya nos va quedando menos para ver la luz de esta pandemia y demás situaciones……

Hoy quiero comenzar con una canción que me viene genial con el título de mi artículo de este mes.

OOOOOHHHH…OOOOHHHHH…OOOHHHH…a veces la gente te juzgará porque ve solo un disfraz, no ven tu piel tras la máscara….nunca sabrán quién es quién….has de mostrarte magnífico, aparentar un papel…..pero tú llanto en silencio te descubrirá de una vez….. creo en aquel ser humano….creo en aquel ser humano…creo en el gran humano que mira a los ojos sin odio por un ser humano….creo en aquel ser humano que tiene el coraje…..

Coraje de un gran ser humano…. oooohhhhh….oooohhhhhh…toma mi mano y levántate, no desconfíes de mi, solo soy nadie…… alguien cualquiera entre tantos igual a ti……no sólo es el brillo que veis…..hay tanta fragilidad….hoy te recuerdo que no estamos solos, que juntos podemos ganar….creo en aquel ser humano…..creo en aquel ser humano….

“Ser Humano”

 si no la habéis escuchado os invito a que lo hagáis porque es fantástica.

Y yo me pregunto ¿Por qué el ser humano es tan egoísta, envidioso y muy poco sincero???

Comienzo con esta pregunta porque llevo muchos años deseando que se cumpla lo que tengo en mi cabeza. 

Tras unas cuantas experiencias de vida que nos han tocado vivir (a unos más que a otros), me queda muy claro que lo más importante es seguir y estar vivo. 

Lo que me he dado cuenta durante esta pandemia, más lo que se ha subido al carro de mi vida, es que el ser humano sigue siendo muy egoísta y sólo mira salvar su culo (perdón por la expresión pero es tal cual lo siento y me sale).

Sé de sobra que generalizar no es bueno y no meto en esa gran parte de egoísmo a todos los seres humanos pero ganan los egoístas a quienes no lo son.

Hay una cosa que si he visto y continuo observando y es que no nos ponemos en el lugar del otro casi nunca, y así es imposible que avancemos a conseguir un mundo mejor para todos. Esto escrito así suena a utopía y a sueño irrealizable. Yo creo que si se podría pero como a ese egoísmo va ligada una palabra que es la “envidia”, pues entonces no conseguiremos ni una pequeña parte de ese mundo un poco mejor que nos merecemos.

No hay peor cosa que una persona envidiosa, se suele decir en la jerga popular que es peor que una enfermedad.

Y si para terminar le sumamos que tampoco somos lo suficientes sinceros ni con nosotros mismos ni con los demás, pues llego a la conclusión que deberíamos de conocernos bien primero a nosotros mismos y luego hablar, opinar y si nos dan la oportunidad dirigir y hasta ser nuestros propios jefes o dueños.

Considero que no nos paramos a analizar ni la mitad de las cosas que he comentado, ni mucho menos otras más pequeñas que hacen que el día a día se mejore internamente y a la vez externamente  como persona.

Ojalá se pudiera conseguir una cuarta parte de este pequeño o no tan pequeño sueño y deseo que lleva inundando mi mente hace muchos años.

Ahora al compartirlo con vosotros me siento más feliz que cuando sólo lo pensaba, de verdad os lo aseguro…. Gracias por leerme.

Este mes voy a presentaros una bodega que en su pasión por el vino, por la tierra y por las raíces, crean Bodegas Raíz de Guzmán, ubicadas en la localidad burgalesa de Roa de Duero.

Al ser conocedora de algunas personas que hay detrás (en la trastienda) de esta bodega sé que les apasiona el vino y les gusta disfrutarlo. También se preocupan por la gente que trabaja en ella y para mi una de esas personas fundamentales en ese equipo es su enólogo Ignacio Figueroa, gran profesional y mejor persona. Es inquieto, trabajador incansable, humilde y sencillo a la hora de explicarte sus vinos y todo lo que hace en bodega, sin trampa ni cartón, como tiene que ser.

Os voy a presentar dos de sus vinos:

Raíz Crianza 2018

Variedad de uva

Tempranillo

Fase visual

Color rojo picota, limpio y brillante.

Fase olfativa

En nariz es complejo, frutas rojas y negras, notas especiadas(canela en rama, clavo, etc.).notas tostadas de café recién molido y un toque mineral.

Fase gustativa

Su entrada en boca es golosa, con peso de fruta, su acidez bien integrada lo hacen fresco e interesante.

Recomendación

En definitiva, un vino que os recomiendo porque está realmente bueno y no os dejará indiferentes.

Raíz Profunda 2016

Variedad de uva

Tempranillo

Fase visual

Rojo picota intenso, brillante y limpio.

Fase olfativa

Tiene notas de grosellas y moras (fruta silvestre), regaliz, chocolate negro, notas micológicas, hojarasca, etc. Tiene una complejidad impresionante en nariz.

Aparece la madera pero está bien integrada (pasa 23 meses en barricas de roble francés).

Fase gustativa

Su entrada en boca es sedosa, aterciopelada y con un postgusto largo y persistente. Aparecen las notas de fruta y del chocolate negro.

Tiene nervio, frescura porque su acidez está muy bien integrada.

Recomendación

En definitiva, este vino es un gran descubrimiento porque como dice su enólogo es “una fusión de tres tipos de paisajes de la Ribera del Duero: zonas altas, laderas y vegas”. Cada una otorga a la uva tempranillo unas características que unidas dan lugar a un vino único.

Así es que además de que lo diga él, os lo confirmo porque lo he catado y merece muy mucho conocerlo y disfrutarlo.

   ¡Salud amigos!

 

P.d.: “El problema con los seres humanos es que estos siempre están compitiendo con los demás, intentando demostrar quien es el mejor y se han olvidado que estamos aquí para compartir, no competir.

José A. Pallavicini

¿Te ha sido de utilidad este artículo?
[Total: 1 Average: 5]

Pin It on Pinterest