Buenos días a todos……

¡Feliz viernes!!!!

Quiero comenzar este artículo con una canción porque como ya lo he hecho en otras ocasiones.

La música es muy importante en nuestras vidas, al menos a mí me encanta y tanto en estos momentos que nos está tocando vivir como en otros me sirve de muy buena terapia.

He elegido “la vida es un carnaval” de la gran Celia Cruz……

Todo aquel que piense que la vida es desigual……tiene que saber que no es así, que la vida es una hermosura…hay que vivirla…todo aquel que piense que está solo y que está mal tiene que saber que no es así, que en la vida no hay nadie solo……siempre hay alguien…ayyy no hay que llorar…que la vida es un carnaval…y las penas se van cantando……oh…oh…oh…no hay que llorar que la vida es un carnaval.

Todo aquel que piense que la vida siempre es cruel tiene que saber que no es así que tan solo hay momentos malos…y todo cambiará…no hay que llorar que la vida es un carnaval y es más bello vivir cantando….

“Eternaaaaa siempreeeeee Celua Cruz”.

Que maravillosa canción y que alegría y energía me está transmitiendo al escribirla, al igual que todas las canciones de esta gran artista.

Después de esta introducción con un alto contenido de positividad y buen rollo, vamos a hablar de una gran familia en el mundo del vino.

Y he seleccionado 2 de sus vinos, aunque tienen bastantes más, necesitaría 2 o 3 artículos más, jajajajaja…

Como bien pone en su página web son cuatro generaciones detrás de una familia humilde y doy fe de ello, porque me lo ha demostrado a lo largo de los años Juan Luis Cañas, es una de las personas que merece tanto conocer para que te transmita esa pasión y dedicación en todos sus proyectos que han realizado y siguen realizando actualmente.

Al igual que en las generaciones anteriores lo que quiere y busca constantemente Juan Luis es la perfección, trabajando incansablemente y con la motivación de conseguir la mejor calidad en sus viñedos y por supuesto en sus vinos.

Esto es un sello que viene marcado en esas generaciones que forman “La Familia Luis Cañas”.

Es admirable porque todo se consigue con esfuerzo, tesón y una gran pasión por hacer las cosas bien hechas, siempre con las ideas muy claras orientadas hacia el viñedo, que es de donde van a salir después esos vinos, cada uno con su personalidad y marcando el terruño.

Aunque hoy hable de 2 de sus vinos de sus bodegas de Rioja, esta gran familia tiene otra bodega en Ribera del Duero llamada Dominio de Cair (La Aguilera, Burgos).

Antes de definir los dos vinos que he seleccionado, permitidme que utilice la palabra “humildad” porque en esta familia la hay y se respira en el ambiente de ellos y de su equipo, así lo he sentido cuando los he visitado. y eso es así porque se han ocupado que sea así y no se les suba el vino y otras cosas a la cabeza…..jejejejejeee.

El primer vino que he elegido es el Luis Cañas Viñas Viejas 2019. Es un “vino de zona” que se elabora con uvas procedentes de rioja alavesa.

Este blanco es especial y diferente porque ensambla las variedades viura y rojal (Malvasía Riojana) de viñas de unos 57 años de edad media.

Es un vino que habla de Terroir y que madura en bodega con sus propias lías durante 5 meses, bajo la atenta mirada del equipo.

Realizan Bâtonnages periódicos para lograr un vino estructurado y muy rico.

Es un blanco fresco, expresivo, con nervio y complejo. Tiene un perfil gastronómico y versátil.

Variedad de uva

Viura (90%), Malvasía riojana(10%).

Fase visual

Color amarillo pajizo, brillante y limpio.

Fase olfativa

Intensidad media-alta, aparece la fruta blanca madura (pera de agua), recuerdos de cedro y una nota de pastelería fina con un fondo ahumado muy agradable.

Fase gustativa

Su entrada en boca es densa y untuosa con un postgusto largo y agradable. La acidez está muy bien integrada, también se aprecia un fondo mineral que lo hace más fino y elegante en su paso por boca.

Recomendación

Es un gran vino blanco que os recomiendo porque es diferente, con gran peso de fruta y buena estructura. Y con su propia personalidad que se caracteriza por su terruño que es el ADN de este vino y de todos los vinos que hace la familia Luis Cañas.

Y el segundo vino que he elegido y que considero como mi compañero fiel de viaje es “Ángeles de Amaren”

Amaren es “el vino de la madre”, esta bodega fue inaugurada para conmemorar a la mujer de Luis Cañas y madre/abuela de sus herederos, que continúan al pie de la bodega. esta bodega está elaborando vinos de gran calidad.

Variedad de uva

Tempranillo (85%) y Graciano (15%).

Fase visual

Rojo rubí, limpio y brillante. con un ribete acerado.

Fase olfativa

En Nariz es complejo, con bastantes matices especiados (nuez moscada, clavo, pimienta negra, etc.). También hay plantas aromáticas (espliego, tomillo, romero, laurel, eneldo, etc.). Toda esta amplitud aromática la aporta la variedad de uva graciano.

Fase gustativa

Su entrada en boca es envolvente y seductora, con un tanino firme y bien integrado. Es un vino que te hace salivar y te invita a seguir bebiéndolo. la acidez está muy bien equilibrada y su tiempo en barrica que han sido 16 meses (en roble francés y americano) está muy bien ensamblado con el peso de fruta. Aparece la fruta roja y negra (grosella, fresa, arándonos, etc.)

Recomendación

En definitiva, a mi este vino me encantaaaaa y tiene un gran potencial de guarda (15-20 años aprox.) Pero como siempre digo, yo prefiero tomármelo hoy, ahora, yaaaaaa… así es que no lo dejéis para mañana ni para una ocasión especial… jajajajajajaaaaaaa…

   ¡Salud amigos!

 

P.d.: “Sólo hay dos días en el año en que nada se puede hacer. Uno se llama ayer y el otro se llama mañana.

Hoy es el día adecuado para amar, ceer y sobre todo vivir”.

 Dalai-Lama

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 2 =

¿Te ha sido de utilidad este artículo?
[Total: 1 Average: 5]

Pin It on Pinterest